«Último Primer Día»: el festejo de los alumnos de sexto año que también se hizo presente en Rauch

Alumnos que ingresan en el último año de las escuelas secundarias han instalado también en Rauch una modalidad muy particular de iniciar “el último primer día de clases”.

La idea del festejo consiste en reunirse, disfrazarse, llevar aerosoles con espuma y cotillón, y llegar a la escuela el Primer Último Día de clase sin dormir. Los chicos en Rauch suelen pasar toda la noche en casa de familias. Algunos optan por evitar llevar problemas a casa y eligen en Balneario Municipal. A la hora de ir a clases, inician la caravana al ruido de tambores y redoblantes, y con un colorido único que solo pueden ponerle los jóvenes a las 7 de la mañana previo al inicio del último año de secundaria.

En el caso de Rauch los alumnos integrantes de la agrupación “Relikia” –que asisten a Inmaculada Concepción- realizaron una puesta en escena magnifica. Colores, música y mucho ritmo le pusieron a la templadita mañana de lunes. La caravana recorrió la avenida presidente Perón, entre otras calles, pasó por el anfiteatro Municipal y las plazas. Hubo cánticos y fotos. Todo en un clima de mucha alegría.

Por la tarde la calle fue «tomada» por la agrupación “Bohemia” del Instituto Secundario de Rauch. Otro despliegue joven. Mucha alegría y color. La avenida San Martín tomó otras dimensiones durante el andar de la agrupación. Una vez en la escuela siguió el show. Música y más alegría.

La agrupación “Bohemia” del Instituto Secundario de Rauch.
Alumnos integrantes de la agrupación “Relikia” –que asisten a Inmaculada Concepción.
¿Cuándo comenzó la costumbre de celebrar el UPD?

La idea del festejo consiste en reunirse, disfrazarse, llevar aerosoles con espuma y cotillón, y llegar a la escuela el Primer Último Día de clase sin dormir.

Los primeros festejos de UPD comenzaron en el interior, más precisamente en las provincias de Mendoza y San Juan, y rápidamente se extendieron a las escuelas del resto del país.

El rito se convirtió en un problema en escuelas de algunas ciudades cuando los chicos comenzaron a consumir alcohol, a realizar actos de vandalismo en las casas vecinas, cortar calles y a tirar pirotecnia en plazas y parques, lo que trajo aparejada una serie de quejas del resto de la comunidad.

En Rauch afortunadamente el festejo se vive en paz y con la frescura que los jóvenes le pueden imprimir.

Alumnos de la Escuela Secundaria Nº 3 también le puisieron mucha diversión en el último primer día de clases.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.