Niebla en Rauch y la región: qué precauciones tomar al momento de conducir

La ciudad de Rauch y sus alrededores continúa afectada por la presencia de una intensa niebla en el cielo, una condición climática que suele generar fuertes pérdidas de percepción en la visión, con notables complicaciones a la hora de conducir. En ese contexto, desde organismos especializados compartieron una serie de recaudos a tener en cuenta al momento de arrancar el auto.

El fenómeno se mantuvo durante este sábado y podría seguir al menos hasta este domingo.

Por eso se recomienda al circular por una zona invadida por la niebla, como primera medida, nunca se debe frenar bruscamente. Además, es probable que los cristales se empañen por la diferencia de temperatura entre el exterior y el interior del vehículo y la condensación del agua, por lo que la calefacción debe estar en perfecto estado para desempañar los cristales.

Recomendaciones preventivas para conducir con niebla

Disminuir la velocidad y aumentar la distancia con el vehículo precedente, en proporción a la visibilidad.

No encender la luz alta, ya que el reflejo de esta luz sobre las gotas de agua en suspensión dificulta aún más la visión.

Mejorar la visualización de su automóvil para ser visto con mayor facilidad por otros conductores y chequear que se encuentren encendidas las luces de posición y las luces bajas.

Si el vehículo posee luces antiniebla, utilizarlas.

No activar las luces altas, ya que pueden provocar deslumbramiento y un acortamiento del campo visual.

Mantener el parabrisas limpio, permanentemente.

No sobrepasar a otros vehículos.

No estacionarse sobre la banquina, ya que la misma suele ser utilizada como vía de escape en caso de colisiones en cadena.

Luces antiniebla y su modalidad de uso

Este tipo de luces son un recurso de utilidad para, en condiciones adversas, mejorar la visibilidad de los caminos y, a la vez, del propio vehículo. No obstante, su uso requiere adoptar un comportamiento responsable y así evitar la generación de perjuicios visuales sobre otros conductores.

En este marco, su aplicación es posible cuando existan condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyan sensiblemente la visibilidad, como en el caso de niebla, lluvia intensa, nevada, nubes de humo o de polvo. Ante tales circunstancias, deberá utilizarse la luz antiniebla delantera o la luz de corto o largo alcance.

No obstante, aquellos vehículos que poseen luces antinieblas traseras sólo deberán emplearlas en condiciones específicas y muy desfavorables (niebla espesa, lluvia muy intensa, fuerte nevada o nubes densas de polvo o humo), ya que su potencia y el efecto producido sobre los otros conductores es de gran impacto visual, con serios inconvenientes para la visión en los autos que circulan por detrás del vehículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.