Más de 120 policías fueron cesanteados por corrupción en la Provincia de Buenos Aires: en Rauch dos agentes fueron exonerados

Un total de 300 efectivos dejaron de pertenecer a la Policía bonaerense en los primeros siete meses del año, según el registro oficial que lleva adelante el Ministerio de Seguridad provincial. Entre ellos, unos 121 fueron cesanteados o exonerados por causas de corrupción. En Rauch, dos agentes fueron expulsados, aunque se desconoce en qué período de tiempo. Según información a la que accedió este portal, se trataría de dos agentes que supieron desempeñar tareas en la sede de la Patrulla Rural y que afrontaron hace años un proceso judicial en el marco de una causa por abusos y apremios contra dos ciudadanos de esta ciudad.  

Los datos se desprenden del registro público lanzado el año pasado por la gobernadora María Eugenia Vidal. El mismo es desarrollado por la Auditoría General de Asuntos Internos, dependiente del Ministerio de Seguridad, y contiene información desde 1966.

Según constató DIB, la última actualización del listado es del 2 de agosto y contiene datos desde los primeros días de enero de este año hasta el 12 de julio. En ese lapso, Seguridad resolvió 300 exoneraciones y cesantías: 81 por abandono de fuerza y unos 219 por diferentes delitos.

La mayoría de las causas de exoneración de la fuerza estuvieron vinculadas durante los primeros siete meses de este año a casos de corrupción. En total fueron 121 agentes los que se vieron involucrados en delitos como conductas extorsivas, el lucro indebido o manejo irregular de fondos, y la participación en robos y estafas.

Si bien todas las resoluciones son de 2019, hay exoneraciones que corresponden a hechos de los últimos años. Tal es el caso, por ejemplo, de un grupo de policías del distrito de Pilar y Malvinas Argentinas que ya había sido desafectado de la fuerza por «amparar el juego clandestino» durante 2016; o el de un agente de Mar del Plata planeaba realizar robos junto a un preso.

El listado además revela que 21 efectivos fueron expulsados por violencia policial. La mayoría de estos se desempeñan en distritos del conurbano bonaerense como Lomas de Zamora, Avellaneda, General San Martín y Tigre; aunque también hay casos de Mar del Plata y Mercedes.

La violencia policial incluye torturas, excesos en detenciones, violencia psíquica y abuso de armas, entre otras cuestiones. En este punto, vale señalar que no figuran aún en el registro oficial de exonerados ninguno de los 13 agentes separados por la Masacre de San Miguel del Monte en la que murieron cuatro jóvenes tras ser perseguidos y baleados por un móvil policial. Ese hecho ocurrió el 21 de mayo de este año.

En la nómina también aparecen unos 10 policías expulsados por «irregularidades funcionales graves en dependencia». En estos casos entran las «fugas por negligencia», los incendios en comisarías, los incumplimientos a la hora de recibir denuncias y la omisión de declaraciones juradas. Asimismo, durante este año, hay unos 50 casos en los que no se especifican las causas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here