La «rosca política» en Rauch

Dr. Gastón Passeggi Aguerre

Escribe el Dr. Gastón Passeggi Aguerre

Los políticos son mezquinos, cuidan la quinta. En vez de llamar a los mejores, colocan a los amigos. La Argentina siempre fue un país generoso… así nos va. Nos gobierna la inoperancia y nos conformamos con poco.
¿Cómo se hace para construir un mundo mejor sí en la rosca política no se construye nada, no se piensa estratégicamente un municipio? ¿Qué sentido tiene tener un cargo sino hay un plan estratégico?
Sólo se especula con el poder y con los cargos. Y no estoy hablando de lugares muy lejanos, estoy hablando del pueblo donde nací, Rauch. Estaba dispuesto a hacer un sacrificio enorme para trabajar al servicio de la cosa pública y donar mi tiempo al equipo del Intendente, ofreciendo un plan estratégico. Rauch podría ser un pueblo modelo, eso depende de sus ciudadanos y de su determinación. Es posible reforestar el pueblo, achicar sus avenidas, colocar árboles, plantas y flores; hacer jardines donde hoy hay asfalto y transformar el cementerio en un parque de paz. Transformar una ciudad pequeña en base al desarrollo sustentable y con mayor calidad ambiental es posible.
El tamaño de la planta urbana es ideal para instalar paneles solares y que los hogares se conecten con energías limpias. El país lo necesita, la generación de energía es cara y debe destinarse a la industria. Se puede bajar el costo de los insumos eléctricos del Hospital Municipal con la instalación de paneles solares. El Municipio de Rauch tiene casi 10 hectáreas libres en el Parque Industrial, espacio suficiente para colocar los paneles solares y generar un excedente al sistema interconectado nacional. De ese modo aumentar sus ingresos y bajar sus costos. El alumbrado público también debería alimentarse de energía limpias, en éste caso solar. Existen dos leyes nacionales que permiten la autogeneración o la generación distribuida y compensada.

El actual intendente es bueno, es joven, capaz, pero le falta un equipo que piense en el mediano plazo, un equipo que desarrolle Políticas Públicas de acuerdo a los tiempos que vivimos. Lo hemos visto pasar jornadas enteras negociando paritarias o formas de pago a los empleados públicos. Ese problema se soluciona de otra forma y la energía e inteligencia del Jefe del Equipo tiene que estar para mejorar la calidad de vida de todos. Se puede conectar la Salud Pública, con las energías renovables y con la tecnología; la prevención de las adicciones con el deporte. Es posible vincular la vida sana con un ordenamiento del tránsito vehicular; cambiar los sistemas viciosos para desarticular las malas conductas; Desarrollar el turismo con lo autóctono. San Gabino puede ser un centro cultural de la música folclórica, de comidas regionales y del mobiliario gauchesco. Hay que darle vida. Es un ejemplo.
El Balneario Municipal debería ser un centro regional de entrenamiento de natación. Se debería hacer una pista turística para caminantes y ciclistas desde el Balneario hasta el Parque Juan Silva, pasando por el puente emblemático. También es necesario capacitar a los productores agropecuarios en el manejo de las tecnologías, ya que muchos de ellos se sienten aislados y no pueden acceder a los recursos que hoy nos da la informática. En Rauch hay que lograr bajar el gasto público y aumentar la actividad privada minifundista con cooperación del INTA y ProHuerta.
Es necesario transferir los recursos humanos públicos al sector privado con un plan estratégico de transferencia de empleos. Es imperioso poblar el campo o detener la sangría migratoria a la ciudad y trabajar mancomunadamente con las entidades del agro. Nuestros campos se están vaciando. Es necesario darle mayor conectividad, abrir nodos de fibra óptica en las escuelas rurales. Es imperioso solicitar conectividad subsidiada para zonas recónditas o despobladas, donde los intereses comerciales no llegan. La empresa rural debe funcionar en el campo mismo. Conectividad y entoscado de caminos vecinales. Bajando el gasto público central, es posible desarrollar otras aéreas hoy olvidadas. El campo conectado se va a repoblar y sin dudas aumentar la producción. No es cuestión de ideologías, sino de sentido común.
En Rauch, no existe el respeto a las minorías. El PRO debería tener sus representantes y el Radicalismo se lo impide. Cada 2 concejales del radicalismo debería haber 1 de PRO y no hay ninguno. Solo va uno y de suplente. Entonces que la coalición se denomine «Juntos Somos el Cambio» es un eufemismo, por lo menos en Rauch. Sólo el radicalismo y sin respetar a las minorías, menospreciando su propia trayectoria republicana, democrática e institucional. Lamentable y muy triste.

1 COMENTARIO

  1. Cierto es «y así nos va» y es lo que sucede en todo el país. Pasará mucha agua bajo el puente pero algún día las cosas cambiaran, lo que lamentablemente no veremos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.