La Justicia de Azul absolvió a un hombre que había sido procesado por robo comando a un campo

Luciano Di Pietro, abogado que representó al rauchense ante la Justicia.

Un juicio oral realizado en un Tribunal azuleño finalizó con la absolución de un hombre que había sido acusado de formar parte de una banda que cometió un violento robo en un establecimiento rural ubicado en el Partido de Rauch.

Según consignó el diario “El Tiempo” de la ciudad de Azul, los magistrados azuleños Gustavo Borghi y Martín Céspedes y del juez de Tandil Guillermo Arecha del Tribunal Oral en lo Criminal número 2 absolvieron en primera instancia a Luis Alberto Falcetta de 63 años y productor agropecuario oriundo de Rauch, actualmente con domicilio en Mar del Plata.

Falcetta había llegado a este debate acusado del delito de “robo doblemente calificado por su comisión en despoblado y en banda y por el uso de arma de fuego apta para el disparo”.

Su absolución se dispuso -se indicó en el fallo- “por no haberse acreditado la autoría penalmente responsable del mismo en el hecho”, que había ocurrido el 18 de junio de 2011 en un establecimiento rural situado en el Partido de Rauch.

Dicha absolución, además, incluyó que los jueces no avalaran una demanda que le había sido iniciada al encausado.

POR EL ASALTO A UN MATRIMONIO EN EL CAMPO

El hecho delictivo ocurrió en junio de 2011. Los ladrones sorprendieron y asaltaron a Héctor Cuevas y su esposa, una mujer identificada como Susana Blanca Soria.

Al menos cuatro delincuentes ingresaron con fines de robo al predio rural denominado “Los Huelches”, que está situado en el Cuartel II del Partido de Rauch.

Cuevas y Soria, los propietarios del campo, fueron intimidados por los delincuentes  “con armas de fuego aptas para el disparo”, escribió el juez Borghi en el fallo.

A la pareja la privaron de la libertad, ya que al hombre y su esposa les ataron los pies y las manos en dos sillas.

Después, los autores de este ilícito se apoderaron de 23.000 dólares y 80.400 pesos. También, de dos cuchillos y una motosierra.

Aquella tarde los ladrones huyeron en dos camionetas: una Toyota Hilux 4X4 y una Nissan Frontier 4×2, vehículos que posteriormente personal policial ligado a la investigación del hecho encontró en inmediaciones del establecimiento rural donde el robo se produjo.

Cuando policías localizaron a los ocupantes de ambos vehículos comenzaron a perseguirlos.

En esas circunstancias, los sujetos que iban en la Hilux “intercambiaron diversos disparos de armas de fuego con los uniformados”, mencionó también con relación a lo sucedido el juez que en primer término votó a las cuestiones planteadas en la resolución.

Según se pudo establecer, los autores del hecho contaban con información para llevar a cabo el robo. Sabían, entre otras cosas, que una de las víctimas poseía en el lugar ese dinero del cual se apoderaron de manera ilegítima.

ESTABA PROCESADO Y FUE ABSUELTO

En sus alegatos, los representantes del Ministerio Público Fiscal y del Particular Damnificado sostenían la autoría del acusado en el hecho por medio de diferentes pruebas de carácter “indiciaria”.

En ese contexto, aludieron a que tanto el imputado como el resto de la banda eran de Mar del Plata y que -además- Falcetta era propietario de un campo situado a unos ochenta kilómetros del establecimiento rural donde el matrimonio fue asaltado.

También, ambas partes ligaban su participación en lo sucedido a que conocía al propietario de “Los Huelches” –“por haber realizado con él una transacción consistente en adquirirle una máquina enrolladora en el campo del primero nueve meses antes del atraco”– y que en el interior de una de las camionetas abandonadas después de cometido el hecho, cuando los delincuentes eran perseguidos por la Policía, se encontró un teléfono celular.

Ese móvil, según se determinó, “era utilizado por uno de los integrantes de la banda”. Y desde el mismo se hicieron llamadas a personas que después fueron condenadas por el hecho. También, días antes al robo en la estancia, el mismo día y en los posteriores, al ahora absuelto Falcetta.
Pero para los jueces, “los indicios mencionados no reúnen la exigencia de univocidad que se requiere para arribar a la certeza de lo que se pretende probar”, se mencionó en el fallo.

“Esto es -agregó el juez Borghi- que Falcetta haya sido quien suministró los datos de la localización del campo de Cuevas y que este tendría en su poder dinero en efectivo”.

“Ninguno de los indicios enumerados posee peso ni individual ni relacionado con los otros y su endeblez aparece notoria a partir de lo que las partes pretendieron extraer de cada uno de los hechos ciertos en los que sustentan los mismos”, se indicó por parte del Tribunal que intervino en este debate.
“Lo reseñado anteriormente demuestra que no sólo no existen indicios claves y contundentes, sino que los mismos de ningún modo permiten acreditar de manera plena, como esta etapa del proceso lo requiere, que el acusado hubiera estado relacionado con la conducta delictiva de los autores del ilícito, constituyendo la conclusión del Sr. Agente Fiscal y el Sr. Particular Damnificado al respecto meras conjeturas sin sustento probatorio que permitan avanzar en el sentido pretendido”, se indicó para terminar absolviendo al acusado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.