Fernando, el artista callejero que «se gana la vida» en las calles de La Plata

Fernando Balbuena es de Rauch y tiene 24 años.

Fernando Balbuena Faccio tiene 24 años y es de Rauch. Vive en La Plata y trabaja en el escenario callejero ubicado en el semáforo que se encuentra en la esquina de las calles 31 y 61, en el ingreso a Los Hornos. Es su lugar. Allí despliega su propio espectáculo en base a malabares. Brinda un show gratuito y por el que recibe como recompensa los pesos que los automovilistas que pasan por el lugar le puede dar como propina. Se lo nota feliz.

Está entusiasmado con su modo de vida. Se define como un artista callejero: “laburo en el semáforo, voy todos los días, puedo vivir de esto y me va bien” dice el joven rauchense. “La gente colabora”, agrega. Si bien son tiempos difíciles se las ingenia: “es algo que me gusta y eso es lo importante. Si fuese por obligación sería rutinario. Lo importante que lo que hagas te guste y en los malabares encontré eso”, reflexiona.

“Vivo de esto. Esta es mi salida laboral. Esto es lo mío y voy para adelante”, dice éste rauchense que reside en la ciudad de las diagonales.

Fernando brinda su show en el escenario callejero ubicado en el semáforo que se encuentra en la esquina de las calles 31 y 61, en el ingreso a Los Hornos.

Con los instrumentos a cuesta, Fernando llega todos los días a su escenario callejero. Es su parada. Su lugar. Hace malabares con las pelotitas, realiza actividades con las cuerdas, la clava y el monociclo. Está preparado para todo. Como todo joven tiene un sueño. Poder brindar sus conocimientos a otros jóvenes que quieran incursionar en el mundo del malabarismo. Además, se siente capacitado para brindar su espectáculo en una fiesta, una reunión o un cumpleaños. Su escenario es la calle y se siente cómodo. Lejos de vivirlo como un rebusque, se capacita, entrena, va sumando otros números a su show y le saca una sonrisa a quienes a diario circulan por la zona.

Fernando forma parte de una nueva generación de artistas que toman la calle como punto de partida. Forman parte de un mundo que parece distinto, pero es el mismo. Estos artistas silenciosos y desconocidos brindan su propio show en sus monociclos, haciendo equilibrio sobre dos baldes o simplemente malabareando clavas, aros y antorchas encendidas.

“Para hacer esto la condición principal es tener voluntad y ganas”, dice. Agrega que “todo el mundo puede malabarear”.

“Se empieza con una o dos pelotitas y no precisamente con tres elementos”. Coincide que además de ganas y voluntad se requiere de reflejos, coordinación y poder de concentración. Aunque asegura que como cualquier deporte o actividad artística “hay que entrenar todos los días”.

“Vivo de esto. Esta es mi salida laboral. Esto es lo mío y voy para adelante”, asegura el rauchense .
EL CURSO DE MALABARES EN RAUCH

“Me gustaría enseñar esto en la ciudad”, asegura Fernando. Desde hace algunos domingos inició el taller que brinda de forma gratuita en el local de Búnker Resto Bar –avenida San Martín 221– Además, está disponible para eventos y animaciones de fiestas para chicos y espectáculos para grandes. “Estoy preparado para este tipo de eventos”, asegura. El taller se brinda todos los domingos de 16 a 19 horas. La próxima clase será el 5 de mayo.

Por contrataciones o consultas, los interesados pueden comunicarse por facebook –lo encontras como Vaga bundo- o al teléfono celular 221-6207753.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.