Emotivo acto al conmemorarse un año del fallecimiento del Pastor Jorge Fernández

Familiares y amigos del Pastor Jorge Fernández compartieron un emotivo acto este sábado en el Cementerio Municipal, al conmemorarse el primer aniversario de la desaparición física de quien fue durante casi 40 años el máximo referente del Movimiento Cristiano y Misionero.

Su esposa Blanca, sus hijos Jorge, Aurelia, Esteban, Timoteo y Meli acompañados de la comunidad religiosa participaron del acto del que estuvieron presentes además amigos, allegados, autoridades políticas y referentes de entidades e instituciones. Entre ellos el Padre Lisandro Vittola, Cura Párroco de la Iglesia local, el intendente Maximiliano Suescun, concejales de ambos bloques y funcionarios municipales, entre otros.

Por decreto, el Municipio declaró al Pastor Fernández Ciudadano Ilustre. El intendente fue quien entregó a la familia una placa recordatoria.   

El Pastor Jorge Fernández falleció el viernes 18 de junio de 2021 a los 81 años de edad mientras se encontraba internado en el Hospital Municipal luego de haber contraído coronavirus.

Desde entonces su figura se la recuerda con aprecio y cariño. Durante casi 40 años fue líder y máximo referente de la Iglesia “Cristo es la Respuesta”.

Este sábado frente a la bóveda ubicada en el Cementerio local se lo recordó con emotivas y sentidas palabras.

Entre otros, se expresaron la Pastora Meli Fernández, hija de Jorge, el Pastor Carlos Lorea, rauchense a cargo de la Iglesia de San Miguel del Monte y discípulo de Jorge Fernández. También lo hizo el intendente Maximiliano Suescun, Jorge Fernández hijo, además de pastores invitados.

Jorge Fernández fue un hombre íntegro que estuvo al servicio de Dios. La prédica y el mensaje de amor fue su carta de presentación. Un hombre amigable, de palabra, de escucha, pero de toma de decisiones firmes que le permitieron sostener su obra por casi cuatro décadas.

Su ausencia física se siente todavía. De conducta intachable ganó no solo el respeto y el cariño de sus seguidores sino también de aquellos que no formaban parte de la congregación.

La conducta de él trascendió. Su palabra en concordancia con su vida no quedó dentro de cuatro paredes, sino que trascendió a la comunidad.

Fue justo. No hizo diferencias. Tuvo apertura y desarrollo sabiduría. Su obra y el legado queda en manos de quienes buscan también trascender invocado a Dios en cada acción.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.