El impacto de la crisis en Rauch: en 2018, el 12 por ciento de los empleados de comercio perdió su fuente laboral

Rubén Peés, secretario General del Centro Empleados de Comercio.

Después de un 2018 para el olvido, donde la inflación llegó al 48% anual, las expectativas no son mucho mejores para 2019. Los economistas advierten que la inflación rondará el 30%, varios puntos más de lo pronosticado por el Gobierno lo que hace prever que el año en curso será igual de complicado al anterior.

En ese sentido uno de los sectores más castigados fue el comercio. El año pasado se registró en Rauch el cierre de varios negocios por lo que se incrementó al 12% los despidos en el sector, según reveló Rubén Peés, secretario General del Centro Empleados de Comercio.

En declaraciones a LA NUEVA VERDAD DE RAUCH, Peés aseguró que “el escenario está muy complejo” lo que hace suponer que “éste año no va a ser muy distinto al anterior”.

El titular del gremio mercantil en Rauch indicó que en 2018 el 12 por ciento de los empleados de comercio en situación legal perdió su fuente de trabajo. Aclaró que algunos de ellos lograron reinsertarse en la misma actividad y en otra empresa. El panorama el año pasado se agravó a comparación de 2017, donde se registró por entonces un 10 por ciento de trabajadores que por circunstancias similares perdieron su empleo.

Igualmente –precisó Peés- el año 2016 fue más complejo para el sector: en aquel momento el 14 por ciento de los empleados registrados perdieron su fuente laboral.

“El principal problema es que no hay circulante y los comercios sufren esas consecuencias”, reflexionó Peés, quien consideró que los empleados son “quienes quedan expuestos ante la situación”. El panorama es incierto. Si no hay dinero las ventas caen: si no hay recaudación la permanencia de los empleados entra en riesgo.

“Algunos empleados que perdieron su lugar de trabajo se reacomodaron casi de forma inmediata. Otros lo hicieron poco después. Pero algunos no han encontrado trabajo y la salida del anterior empleo ha sido conflictiva”, explicó el titular del gremio.

Peés dijo además que con éste escenario “no hay expectativas de que el empleado despedido vuelva a encontrar un trabajo formal”. Agregó que en éste contexto crece el trabajo “informal” y “al menudeo”.

TARIFAS Y ALQUILERES

Además de la pérdida del poder adquisitivo y la caía del consumo, durante 2018 se registró un aumento importante en las tarifas. Pagar la factura de la luz y el gas para muchos comerciantes significa “una carga pesada”. A esto hay que sumarle el valor de los alquileres. En 2018 muchos algunos comerciantes se achicaron o se alejaron del sector céntrico. Algunos eligieron seguir abiertos aunque con locales más pequeños y baratos o más alejados de las cuatro avenidas. Otros –los que no aguantaron- tuvieron que bajar las persianas.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.