Análisis: el escenario Nacional de la política Argentina 2019

ESCRIBE PARA LA NUEVA VERDAD DE RAUCH
Martín Crocci Licenciado en Ciencias políticas

El escenario de la política argentina está convulsionado, y es lógico puesto que el 2019 traerá junto a su finalización un nuevo Gobierno Nacional que definirá la continuidad del proyecto de Cambiemos o su derrota en manos de la oposición.
De cualquier forma y arriesgando bastante (las listas cierran el 22 de Junio y, hasta ahí, todo y nada puede cambiar) podríamos decir que habrá cuatro grandes líneas en el plano nacional.

  • Cambiemos: Atraviesa su peor año de gobierno sin dudas. Ya sin recetas económicas para aplicar y con el ministerio de economía entregado por completo al FMI, el gobierno encabezado por Mauricio Macri tiene poco margen de acción mientras depende cada vez más del sector financiero que en su fase externa está retirando la confianza en los bonos argentinos y esto dispara el Riesgo País por las nubes. Como si fuera poco, recomendado por el FMI el gobierno ha optado por tomar medidas económicas parecidas al Kirchnerismo (acuerdo de precios, control flotante del dólar, búsqueda de reactivación del mercado interno por medio del congelamiento de tarifas o, en resumen, un ajuste en “pausa”) disolviendo así su identidad ideológica con respecto al liberalismo económico.
    Por otro lado, se complica cada vez más controlar su propia coalición de gobierno: Carrió está totalmente fuera de control y muestra el resurgir de su peor faceta, varios gobernadores despegaron su elección de la presidencial para no generar un “efecto arrastre” de la imagen negativa de Macri que tire para abajo las elecciones de gobernadores. En este caso, y a su favor, la que quiso pero no pudo (dividir las elecciones) fue María Eugenia Vidal que sigue firme junto al presidente a pesar de las diferencias. No obstante, los empresarios y el sector financiero que otrora apoyaran ciegamente a Macri ahora buscan que el presidente de un paso al costado y así poder candidatear a Vidal, a la luz de los resultados de las encuestas que lo muestran perdiendo en casi todos los escenarios.
  • Peronismo: Aún sin un nombre oficial para un frente amplio del peronismo, se especula fuertemente que todo el espectro peronista irá a las primarias y, como siempre, el que pierda acompañará. Los números acompañan en algunas provincias que han vuelto al peronismo después de 4 años de Cambiemos.
    La dificultad aquí yace en la incógnita acerca de la ex-presidenta y su rol en este panorama aún confuso, el cual puede definir puesto que su intención de voto en la provincia de Buenos Aires y en el conurbano es importantísima y en torno al 40%. Se espera también que Massa incluya este espacio con su frente “Alianza Compromiso Federal” en el cual se encuentran además Alberto Rodriguez Saa, Urtubey y otros ex-kirchneristas que deberán reconciliarse si quieren tener alguna oportunidad en este año. El otro escollo que debe superar este espacio es la renovada puja interna que está resurgiendo al momento de cerrar filas entre el ala más “progresista” identificada con La Cámpora y allegados y el ala “tradicional” remitente al Partido Justicialista que conocemos desde el siglo pasado. Para el amplio peronismo será muy importante el cierre de listas el 22 de Junio.
  • Roberto Lavagna: Ya oficialmente fuera del espacio de Compromiso Federal, masa niega toda posibilidad de integrar una lista o incluso de ir a las PASO. Dice no querer compartir nada con Cristina Fernández de Kirchner, lo cual es extraño si pensamos que se ha presentado como “el candidato de la Unidad” (de la oposición). Cerrado totalmente en éste espacio, es apoyado por el sector empresario que se alejó de Cambiemos por incumplimiento de sus promesas económicas; entre ellos la UIA (Unión Industrial Argentina) y grandes empresas como Techindt y otros. Por su propio aislamiento, sus chances son escasas aunque habrá que ver en medio de esa escases si logra pasar las PASO para competir en elecciones generales y, de ser así, a quién le restaría más votos (parece ser a primera vista que los Macristas renegados pero “anti-K” dirigirían su voto aquí).
  • La cuarta categoría engloba todas aquellas opciones minoritarias, casi con seguridad la mayoría no pasará el mínimo de votos necesario en las PASO, luego deberán definir su voto entre aquellos que sí lo hagan. De cualquier forma aquí se encuentra por ejemplo la “Izquierda” con Nicolas Del Caño así como las otras variables y subdivisiones que juegan a renovar su humilde cantidad de bancas para tener una voz opositora en las cámaras legislativas desde donde poder atacar a cualquiera de las opciones anteriores. Su punto más influyente en un balotaje podría llegar a ser una re-versionada campaña por el “votar en blanco” en una rara estrategia que legitima las elecciones en los hechos pero en su discurso se presenta como disruptiva del sistema político en general.

Así las cosas pareciera que estaremos nuevamente ante un escenario polarizado (esto es, entre 2 opciones antagónicas) con una “ancha avenida del medio” que se ha ido angostando a través de estos años ya que por un lado están los que refuerzan su identidad con Cambiemos (a pesar de este giro “kirchnerista” del 2019 y de la crisis generalizada) y por otro lado aquellos que encuentran en el Peronismo la única opción viable, ya sea en números electorales o en el modelo económico. Veremos luego si hay balotaje -es lo más probable- qué harán aquellos que se vuelquen por la opción de Lavagna, si es que éste no llega al balotaje como sería si hoy fueran las elecciones.

Veremos en Cambiemos si se opta por el “Plan V” (por Vidal) o si Macri apuesta su reelección en un plano polarizado frente a Cristina Kirchner o algún otro exponente peronista. Obviamente para que ésta última estrategia tenga sentido, debería haber balotaje ya que desde el gobierno confían que Macri le gane a cualquier otro candidato que represente el espacio político del Peronismo/Kirchnerismo.

En medio de esta trifulca electoral: La gente, los jubilados, los maestros, los niños. Los aumentos diarios, los “pactos de caballeros” que no se respetan, la inflación al borde de la espiralización (esto es, los comerciantes aumentan por las dudas que les aumenten y así se inicia el caos), una deuda impagable que comienza a complicarse mucho en 2021 y muchos problemas sociales que están siendo aplacadas con “planes sociales” pero que llevan al límite el poder de contener que éstos tienen.

Muy de a poco llegamos a mitad de un año complicadísimo y clave a la vez, y digo muy de a poco porque mucha gente la está pasando muy mal, no sólo pobres sino clase media y las PyMES, e incluso grandes industriales. Para mucha gente este 2019 pasa muy lento, para unos pocos se lo pasa fantástico, y para el escenario político argentino este año puede ser clave.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.