Dolor por el fallecimiento de Leopoldo de Azevedo, un hombre que vino a trabajar a Rauch y lo eligió como su lugar

A los 83 años de edad falleció en Rauch este sábado don Leopoldo Rubén de Azevedo. Nacido en la localidad de 25 de Mayo, De Azevedo llegó a Rauch a principios de los años 70, para asumir el cargo de jefe de Obras Sanitarias, cuando el servicio todavía dependía de la Provincia de Buenos Aires.

Su arribo a Rauch “fue de casualidad”, recuerdan sus más cercanos. Trabajaba en Bolívar, y el Jefe designado para Rauch “no se adoptó a la ciudad por lo que a los seis meses le pidió a Leopoldo realizar un intercambio”.

De Azevedo aceptó. Lo que en su momento Rauch podía ser un destino más en su vida, lo transformó en su lugar, y para siempre.

En esta ciudad ocupó su cargo en el área de Obras Sanitarias hasta 1998, cuando se jubiló durante la gestión del doctor Nicolás Sica.

Se llevó bien y trabajó con todos los intendentes, aunque tuvo un vínculo más profundo con el doctor Jorge Ugarte.

Su actividad fue la de realizar perforaciones para grandes empresas. En Rauch estuvo al frente de grandes obras como los trabajos primarios en la red de cloacas y la planta depuradora, entre otras.

De Azevedo fue un hombre de familia. En su paso por General Villegas fue donde conoció a Marta Betanzo, su esposa. Junto a ella conformó su familia y crió a sus 4 hijos: Liliana, Leticia, Leopoldo y Leonardo.

“Respetaron la tradición de los de Azevedo y los nombres de sus hijos inician con la letra L”, contaron.

Además de su tarea en el Municipio, a don Leopoldo se lo recordará por haber sido técnico de la primera División del club Botafogo –donde además jugaron sus hijos- y haber integrado –entre otras- la cooperadora de la Escuela Nro. 1.

De trato cordial y amable, su esbelta figura será recordada por siempre. Fue el hombre que durante muchos años se identificó con el lugar donde se encuentra el Tanque de Agua corriente, en el centro de la ciudad.

Quedan sus recuerdos, sus anécdotas y las bondades que supo compartir con sus cercanos.

Los restos de don Leopoldo fueron velados en la sala de Garralda 262 y recibieron cristiana sepultura en el Cementerio local este sábado a las 14 horas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.