Denuncia de acoso en Inmaculada: más de 40 ex alumnas comprometieron con sus testimonios a dos profesores

Grave denuncia contra profesores del Instituto Inmaculada Concepción.

El escándalo por las denuncias de acoso sexual que salpicaron a profesores del Instituto Inmaculada Concepción logró avances importantes ya que más de 40 ex alumnas atestiguaron ante las autoridades policiales y sus testimonios se sumaron a la causa judicial que coordina la doctora Adriana Mabel Hernandorena, titular de la Ayudantía Fiscal local.

El caso –que se conoció a mediados de diciembre de 2018- generó amplísimas repercusiones en el ámbito local, llegando inclusive a ganar espacios periodísticos en medios de alcance nacional. En aquel momento dos ex alumnas acercaron un escrito a las autoridades del establecimiento educativo, acusando al menos a tres profesores de hechos que habría cometido en los últimos años y cuestionando a la dirección del establecimiento educativo por “inacción”. En aquel momento desde el establecimiento educativo rechazaron las acusaciones, aunque reconocieron que uno de los docentes apuntados había sido separado del cargo por una denuncia de una alumna en su contra.

LA NUEVA VERDAD DE RAUCH consultó a las autoridades policiales sobre la marcha de la causa. Se confirmó que más de 40 ex alumnas –que aparecen como firmantes en el documento inicial- se acercaron de forma voluntaria y afirmaron los dichos que se mencionan en el documento entregado a las autoridades de la escuela en diciembre pasado.

Según voceros de la causa, la situación de al menos dos de los profesores mencionados aparece como “más complicada” por lo que se supone que la denuncia –que fue alcanzada a la Comisaría de la Mujer por las propias autoridades educativas- podría terminar en un juicio oral.

“El camino todavía es largo. Queda mucho por delante”, afirmó una de las fuentes consultadas. Reconoció que el panorama aparece dificultoso para “al menos dos de los profesores que se mencionan en el documento inicial”.

 

LA CAUSA SE INICIÓ EN DICIEMBRE

En diciembre pasado la dirección del Instituto Inmaculada Concepción recibió un documento donde un grupo de alumnos, ex alumnos, padres y familiares de adolescentes que cursaron sus estudios secundarios en el Instituto Inmaculada Concepción, denunciaron casos graves de abuso que habrían transcurrido en los últimos años. Fue mediante una nota dirigida al Jefe Regional Gustavo Francischini, a la Inspectora de Nivel Gestión Privada Teresa Bourras, al Obispo a cargo de la Diócesis de Azul, Monseñor Hugo Manuel Salaberry, los representantes legales Virginia Rodríguez y el Padre Lisandro Vittola y los directivos del establecimiento, Silvana Lacoren, Mercedes Dumón y Walter Novillo.

Por el caso al menos tres profesores fueron mencionados por los denunciantes. En la nota elevada a las autoridades aparecen seis testimonios donde relatan los hechos que les tocó vivir durante su paso por la escuela.

UN RELATO ESCALOFRIANTE

Uno de los relatos cuenta la historia de una alumna que decidió tomar clases de inglés con el profesor a cargo de la cursada. Las clases particulares las ofrecía en su vivienda, en un “galponcito del fondo”. La chica contó que iba junto a otras dos compañeras. “Un día ellas faltaron y él decidió que era el momento oportuno. Mientras hacía la tarea de inglés comenzó hacerme masajes en los hombros y apoyarme sus genitales en la espalda, mientras se sentaba detrás de mí, en la misma banqueta. Sentí pánico. Estaba sola con un tipo que me doblaba en edad en el fondo de una casa que desconocía”. En el relato la joven estudiante confiesa que “decidí actuar como si nada. Me levanté temblando de nervios y miedo y me fui”. Recuerda en su testimonio que “salí pedaleando en mi bicicleta y me puse a llorar. Llegué a casa, me bañé, lloré y me callé”.

El testimonio agrega que “años más tarde pude ponerle palabras y nombre a esa angustia”. La misma ex alumna denuncia que en éste caso existió complicidad de parte de quienes estaban al frente del establecimiento: “la comunidad educativa sabía que al profe de inglés del colegio le gustaba manosear alumnas. Nunca entendí la razón porque siguió siendo el profesor”.

“ME PARECE ASQUEROSA Y REPUGNANTE LA IMPUNIDAD”

La misma víctima en su relato agrega que tiempo después optó por no callarse. “Hago pública mi experiencia porque no quiero que le pase a otros” y porque “me parece asquerosa y repugnante la impunidad con la que se maneja este tipo. Es inaceptable que siga trabajando con menores. Estoy harta de la complicidad del colegio que en lugar de tomar cartas en el asunto prefieren seguir apañando estas situaciones”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.