Cuestión de competencia

Uno de los daños registrados en proximidades de la Escuela Nro. 9
PARA LA NUEVA VERDAD DE RAUCH ESCRIBE EL DOCTOR FERMÍN GÁNDARA SICA/

En vista de los últimos acontecimientos, haremos una breve diferenciación entre competencia federal y ordinaria, para intentar comprender porque el sabotaje a la línea de fibra óptica es un delito federal.

La distinción entre la competencia federal y la ordinaria (local) tiene como fundamento el sistema federal adoptado constitucionalmente por la República Argentina. La competencia es lo que determina la actuación de tribunales federales u ordinarios.

Entre los fundamentos  encontramos el artículo 121 de la Constitución Nacional que establece  «Las provincias conservan todo el poder no delegado por esta Constitución al Gobierno federal, y el que expresamente se hayan reservado por pactos especiales al tiempo de su incorporación».

El Poder Judicial es una de las delegaciones que las provincias han hecho al Gobierno Federal siempre que el conflicto verse sobre una materia relacionada a la defensa de intereses públicos de carácter general.

La competencia federal se encuentra determinada expresamente por la Constitución Nacional y leyes dictadas por el Congreso de la Nación.

La competencia federal es de excepción –las provincias deben administrar ordinariamente la justicia dentro de sus respectivos territorios-,  es expresa -sólo actúa cuando el caso le está expresamente atribuido al fuero federal por la ley con fundamento en la Constitución-, es restrictiva -las leyes que la prevén no pueden ser extendidas a casos análogos ni ampliadas por vía de interpretación-, es suprema y privativa -las resoluciones dictadas por la justicia federal no pueden ser revisadas por un tribunal provincial-, es inalterable -el hecho objeto del juicio fija la competencia definitivamente en el momento de su comisión-.

Sin embargo, la determinación de si una causa es de competencia federal u ordinaria no siempre resulta una tarea automática y simple, pues, a fin de determinar la competencia, hay que aplicar a cada caso concreto el marco teórico sobre justicia federal.

El sabotaje a la línea de internet por fibra óptica podría tipificarse como un delito contra la seguridad de los medios de transporte y de comunicación establecidos en el Capítulo III del Título VII del Código Penal.

El artículo 197 de dicho código estipula que «será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que interrumpiere o entorpeciere la comunicación telegráfica o telefónica o resistiere violentamente el restablecimiento de la comunicación interrumpida».

El corte de las comunicaciones de manera intencional es un delito federal ya que –siguiendo los parámetros y recaudos mencionados anteriormente- la correcta solución del problema exige precisar el sentido y alcance de normas federales dictadas por el Estado Nacional en ejercicio de las facultades conferidas por la Ley 27.078 de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Este delito, en el contexto en que nos encontramos ocasiona grandes daños, produciendo gran cantidad de damnificados, entre ellos usuarios, consumidores y los mismos prestadores del servicio que, en este momento, tienen la obligación de mantener y asegurar la continuidad de los servicios de telecomunicaciones por expreso pedido del gobierno.

Dr. Fermín Gándara Sica/ Estudio Jurídico Alem 39 – Rauch Bs. As. – CP 7203
fermin.gandarasica@gmail.com
estudiogandarasica@gmail.com
0223 155271401
02297 442139

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here