Censo: intendentes del PRO reclaman 12 años de coparticipación bonaerense

Después de que se conocieran los datos provisorios del Censo 2022, los intendentes bonaerenses del PRO salieron a reforzar la denuncia penal que formularon el año pasado por una supuesta adulteración de las estadísticas de cantidad de habitantes del partido más populoso del país, La Matanza, que habría favorecido al municipio que comanda el peronista, Fernando Espinoza, en el reparto de la coparticipación.

“Se confirma que la población de La Matanza en el Censo 2010 fue adulterada. Pasó de 1.775.816 en 2010 a 1.837.774 en 2022. La población proyectada para 2022 era de 2.374.149”, expuso el jefe comunal de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, que lleva la voz cantante entre los intendentes del PRO.

Para los alcaldes opositores los datos provisorios del Censo 2022, que difundió en las últimas horas el INDEC, corrobora que hubo una adulteración en los registros del Censo 2010 que benefició por más de una década a uno de los bastiones del peronismo en la Tercera sección electoral.

Con estos registros, el intendente de Tres de Febrero anunció que insistirán para “recuperar los recursos que perdimos los demás municipios durante 12 años”. Es preciso mencionar, que en mayo del año pasado Valenzuela denunció esta sospecha en actuaciones que cayeron en el Juzgado Criminal y Correccional 11 de Capital Federal.

Ahora los intendentes del PRO reforzarán su planteo ante la Justicia. Ocurre que, de acuerdo a los datos del Censo, en La Matanza viven 1.837.774 personas, cifra que representa casi 540.000 habitantes menos que los proyectados de manera oficial para ese año (2.374.149).

El meollo de la cuestión es que el reparto de recursos coparticipables de la provincia de Buenos Aires se viene planificando con esa sobreestimación de cifras, en favor de la comuna dirigida por Espinoza. “Vamos a iniciar un camino en la Justicia para compensar esos 12 años”, insistió Valenzuela.

La supuesta manipulación favorable al distrito de la Tercera sección electoral, no representa un dato para nada menor, dado que en el proceso de distribución de la coparticipación bonaerense, el indicador de población tiene una incidencia del orden del 36%.

En tanto, el INDEC realiza las proyecciones anuales a partir del Censo anterior. Es decir, que una vez conocidos los datos del Censo 2010, sobre la base de datos estimados de natalidad, mortalidad y migraciones, se calculó cuánto crecería la población de La Matanza y el resto de distritos bonaerenses durante los diez años siguientes.

La duda que planteó Valenzuela es el salto poblacional que se registró entre las proyecciones a 2009 y el resultado del Censo 2010. “¿Aumentó de golpe la población de La Matanza o la ‘dibujaron’ en el Censo 2010? De ser correcta la segunda opción, ¿quién responde por los recursos extra que le enviaron a ese municipio en detrimento de todos los demás?”, se quejó a principios de 2022.

Casi un año después de su denuncia, el Indec confirmó que la población en ese partido es notoriamente menor a la que se venía estimando. “La Matanza no es un municipio cualquiera, es el más grande en población. Y si además tuvo un salto tan grande, realmente tuvo un impacto muy fuerte en los demás municipios, porque lo que gana uno lo pierden los demás”, había planteado el intendente de Tres de Febrero.

Asimismo, la sospecha sobre la adulteración de datos de La Matanza comenzó con los registros de población vacunada durante la pandemia y el padrón electoral de 2021 no coincidían con los datos del Censo 2010. “¿Tan poca gente se vacuna? ¿Tan poca participación electoral hay?”, se preguntó en ese entonces Valenzuela.

La teoría que manejan los intendentes del PRO, es que recién este 2022 La Matanza hizo una especie de “blanqueo” de los habitantes que adulteraron hace 12 años y que, mientras tanto, durante todo ese tiempo se beneficiaron con el reparto de coparticipación bonaerense.

“Encontramos clarísimos inconsistencia de los números de La Matanza. Esa población subió 41% en el 2010, la de Tres de Febrero subió 1%, la de Lomas de Zamora 4%, la de Berazategui 13%. Después cuando se comparaba el tema poblacional, con los vacunados, con los electores, con el IFE que se entregaba en cada municipio empezaron a aparecer estas inconsistencias”, desarrolló Valenzuela.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.