A pesar de los intentos del Gobierno para mantener el consumo, se desplomaron las ventas en las carnicerías de Rauch

En medio de los intentos del Gobierno para atenuar el impacto de la inflación, el consumo en los comercios de Rauch está lejos de repuntar, según datos aportados por los propios comerciantes de diferentes rubros ante un relevamiento realizado por LA NUEVA VERDAD DE RAUCH.

Está claro que el aumento sucesivo del índice inflacionario y las consecuencias que esto conlleva al bolsillo de los trabajadores, le pone distancia a la remontada económica que daría oxígeno a los comercios.

La inflación es incontrolable y está a la vista. Marzo aumento a 4,7 por ciento y ya suma casi el 12 en lo que va de 2019, lo que hace suponer que con éstos índices el panorama será tan complicado como el año anterior. La caída del poder adquisitivo de la población sigue generando números adversos récords. Si bien todos los rubros van en baja con sus ventas, los carniceros consultados aseguran que existe un histórico descenso del consumo de carne vacuna.

Según los datos del primer trimestre de este año, que fueron elaborados por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Cicra), el consumo fue de 49,6 kilos per cápita, registrando una caída interanual del 13,5% y transformándose en el más bajo de los últimos 50 años.

Ante este escenario, LA NUEVA VERDAD DE RAUCH recorrió algunos comercios del rubro para conocer el impacto en Rauch. Los carniceros coinciden en que cayó el consumo: se atienden menos clientes por día y por ende se venden bastante menos kilos de carne por semana.

“En mi caso se vende un 20 por ciento menos”, expresó uno de los comerciantes consultados.

“Los precios se han disparado, y realmente entiendo que se pone cuesta arriba a la gente comprar todos los días un pedazo de carne”, aseguró un empleado de más de 15 años de una carnicería céntrica.

“Yo atendía alrededor de 90 clientes por día. Ahora si llego a 60 me voy conforme”, aseguró el titular de otro emprendimiento situado en el microcentro rauchense.

“Se incrementó la venta de los cortes más baratos. La gente lleva mucha carne picada, pollo y carnaza común”, agregó otro de los comerciantes.

En medio del panorama sombrío, uno de los comerciantes explicó que “la gente se queja mucho y con razón. Nosotros tratamos de no aumentar cada vez que nos suben los costos. Queremos vender y muchas veces bancamos nosotros los precios para no trasladarlos al mostrador”, asegura uno de los comerciantes de larga trayectoria.

El escenario es tan incierto que proyectarse al futuro inmediato es impensado. El consumo bajó y mucho. Todos coinciden que las ventas cayeron entre un 20 y 25 por ciento. Los de más experiencia aseguran que hacía tiempo no se veía una recesión como la actual. Si bien no bajan los brazos y continúan adelante, esperan que el escenario cambie lo antes posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.